El Parlamento Europeo (PE) ha reactivado la prohibición total de acceso a sus edificios al expresidente Carles Puigdemont, después de que la Justicia española cursara el lunes una nueva orden europea de detención y entrega.

Así lo han confirmado fuentes parlamentarias, que han señalado que la decisión se enmarca en "la cooperación entre estados miembros e instituciones europeas".

Se trata de una decisión idéntica a la que tomó la Eurocámara el noviembre de 2017 cuando se estaba tramitando la primera euroorden contra el expresidente, poco después de que huyera en Bélgica a finales de octubre de aquel año.

El juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena reactivó el lunes la orden europea de detención y entrega contra Puigdemont por los delitos de sedición y malversación.

Por otro lado, la justicia belga ya ha empezado los trámites por la euroorden de Puigdemont. La fiscalía de Bruselas ha pedido a Llarena la documentación sobre el expresidente en alguno de los idiomas oficiales de Bélgica, y no en castellano, como la ha enviado el juez del Tribunal Supremo. La justicia española prevé entregar la traducción la próxima semana.

Además, teniendo en cuenta la complejidad del caso y las dos euroordenes que ya se han emitido contra Puigdemont, la fiscalía belga ya ha avisado que la cuestión "requerirá un análisis jurídico en profundidad".

Llarena ha notificado hoy al Parlament que levanta la suspensión de Puigdemont como diputado después de que en la sentencia del Supremo haya caído el delito de rebelión. En estos momentos, la medida sólo afecta el expresidente.