El himno de España se ha colado en la tradicional ofrenda floral al monumento de Rafael Casanova por la Diada. Cuando el Gobierno catalán, encabezado por el presidente Quim Torra, hacía la ofrenda, el himno nacional ha sonado a todo volumen desde el balcó de un hotel cercano al acto.

El volumen era tan alto que ha llegado a compartir protagonismo con el himno de Els Segadors que interpretaba en aquellos momentos la banda municipal de Barcelona.

La consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha lamentado posteriormente este hecho, que denota, según ha dicho, "falta de sensibilidad y falta de respeto hacia otras sensibilidades". "Estamos celebrando la Diada Nacional de Catalunya con una ofrenda a Rafael Casanova y este acto incívic, como es intentar un boicot con el himno de España, nos parece lamentable", ha denunciado.

Por su parte, el presidente del Parlamento Roger Torrent se ha mostrado convencido que será una Diada reivindicativa que marcará el ciclo político y ha señalado que "no le molesta ningún himno", en alusión a lo que ha pasado durante la ofrenda.