"Compartimos que la gente se rebele", "comprendemos y compartimos la rabia de la gente", y "las acciones de la gente", ha manifestado la consejera y portavoz del gobierno catalán, Meritxell Budó, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del ejecutivo, al día siguiente que se publicara la sentencia del Tribunal Supremo contra doce dirigentes del proceso. Sobre las intenciones de la campaña del Tsunami Democrático para concentrar a gente en el aeropuerto del Prat, ha asegurado que el gobierno "no las conocía".

Budó, que ha descrito las movilizaciones como cívicas y pacificas en general, ha añadido que "hubo accidentes o incidentes puntuales, pero no permitimos que esto enturbie la respuesta masiva y pacífica". Además de evitar la autocrítica, ha indicado que las imágenes del uso de la fuerza policial se están investigando, y ha reclamado "prudencia" al respecto.

Preguntada por cómo puede el gobierno catalán compatibilizar el apoyo a movilizaciones como las que afectaron al aeropuerto del Prat con la obligación de garantizar el orden público, ha admitido la existencia de una contradicción y se ha referido a una necesidad de compatibilizar las manifestaciones que ellos han alentado con el trabajo de los Mossos. En cuanto a la valoración de los hechos del aeropuerto, ha expresado "respeto", y ha afirmado que los Mossos se desplegaron allí para proteger a los manifestantes de la posible comisión de un delito de sedición con una eventual ocupación de las pistas.

En cuanto a la reacción gubernamental a la sentencia, la consejera ha anunciado que el presidente Quim Torra enviará cartas a los presidentes y primeros ministros de los estados miembros de la Unión Europea, el G-20 y EFTA, que el consejero de Exteriores, Alfred Bosch, se comunicará con ministros de Exteriores y hará "una gira" para difundir la posición del gobierno catalán sobre la sentencia, y que la agenda de los miembros del ejecutivo queda cancelada al menos hasta el pleno parlamentario del jueves, con la única excepción de los actos de rechazo a la sentencia.

Asimismo, Budó ha dicho que quedan pendientes de decidir acciones gubernamentales de reacción a la sentencia, y que hacen partícipes de esas decisiones a los dirigentes del proceso condenados, a los que visitarán en las cárceles este martes, según ha anunciado.