La actual presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, viajó a Japón, tres meses antes de la celebración del referéndum del 1 de octubre de 2017 para participar en debates que giraban en torno a los procesos de autodeterminación europeos y la independencia de Catalunya y que se organizaron en universidades de Tokyo, Kobe y Nagoya. Paluzie, que sería elegida presidenta de la Asamblea Nacional Catalana en marzo de 2018, asistió como profesora de la Facultad de Economía y Empresa de la Universitat de Barcelona experta en fiscalidad. La expedición de Paluzie, que tuvo lugar entre los días 15 y 24 de julio, fue sufragada íntegramente (billetes de avión, desplazamientos internos, manutención y alojamiento) por el Consejo de la Diplomacia Pública de Catalunya (Diplocat), organismo vinculado a la Generalitat, según explica El Confidencial, que basa su información en los datos de que dispone el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona que investiga la participación del Diplocat en la financiación y apoyo al referéndum del 1-O.

El Confidencial, que ha hablado con Paluzie al realizar este reportaje, acusa a la presidenta de la ANC de mentir ya que, según ella, las conferencias fueron sufragadas por las universidades japonesas cuando fue el Diplocat quién se hizo cargo de la mayor parte de los gastos. En total se gastó 34.000 euros y pagó, incluso, el alquiler de las salas donde se hicieron las conferencias y los honorarios de los profesores japoneses que participaron en ellas.