El Consejo por la República ya es una realidad. El nuevo organismo, presidido por Carles Puigdemont y dirigido por Toni Comín, se ha presentado este martes en el Salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat en un acto que ha contado con la presencia del Gobierno en pleno, encabezado por el presidente Quim Torra, y de la plana mayor del soberanismo, y las intervenciones desde Bélgica de Puigdemont y Comín.

En su intervención, el expresidente Puigdemont ha anunciado la creación de un registro ciudadano, y ha propuesto "avanzar por la vía de los hechos" hacia la República ante el "constreñimiento" que vive la autonomía. "A nosotros no nos pueden aplicar el 155", ha dicho el líder de JxCat.

Comín, por su parte, ha indicado que el 1-O se ejerció el derecho a la autodeterminación. "Como pueblo, siempre hemos tenido este derecho. Pero nunca en toda la época contemporánea no lo hemos ejercido como aquel día". Según él, "el Consejo nace de la legitimidad que surge del mandato del 1-O". La misión, por lo tanto, es "defender el mandato" y "preparar la República". Para Comín, después de la votación del 1-O "nada puede ser igual".

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha sido el encargado de cerrar el acto. Ha reivindicado que "sólo con la república" se podrán establecer "puentes estables y duraderos con el resto de pueblos de la Península". "La independencia no son banderas, himnos ni fronteras. La independencia es futuro, oportunidades y una puerta abierta", ha destacado el dirigente de JxCat.

El Consejo, ha dicho, tendrá las "manos libres" para trabajar a favor de la independencia a través de la internacionalización. habrá un encuentro de cargos electos en Bélgica -previsiblemente el 8 de diciembre-, ha indicado, pero la solución política -según él- tiene que pasar también por acabar con la prisión y el exilio.