El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) apunta que de celebrarse ahora elecciones generales, los resultados en Cataluña serían sensiblemente diferentes de los que obtuvieron las fuerzas políticas que se presentaron en los últimos comicios el pasado 10 de noviembre. Todos los partidos independentistas catalanes obtendrían unos resultados inferiores a los que tuvieron en las pasadas elecciones a Cortes Generales.

Por el contrario, el PSC pasaría a ser la fuerza más votada en Cataluña en unas elecciones generales, pasando del 20,51% de votos que obtuvo el pasado 10-N a obtener el 22,5%. Quien también mejoraría resultados electorales sería En Comú Podem que pasaría del 14,18% al 15,2%.

En este contexto todas las fuerces independentistas bajarían en sus resultados. Así ERC que obtuvo el 10-N un 22,56% de los votos pasaría a un 17,4%. JxCat pasaría del 13,68% al 9,4%; y la CUP que obtuvo el 6,35% de los votos pasaría al 5,4%. También perderían apoyos los tres partidos de la derecha. El PP pasaría a tener del 7,43% de los votos al 4,2%. Vox pasaría del 6,3% de apoyos al 2,9%; y Ciudadanos pasaría del 5,61% de los votos a obtener el 3,1%.