El catalanismo moderado contrario a la unilateralidad independentista y que apuesta para recuperar el Estatuto recortado se ha reunido este sábado en el monasterio de Poblet para consensuar el documento inicial de la plataforma El País de Demà con la presencia destacada de dirigentes del PDECat como Carles Campuzano, exportavoz en el Congreso; Marta Pascal, excoordinadora general; el exdiputado Jordi Xuclà, o la exdiputada de CiU Marta Pigem.

A la espera que en las próximas semanas hagan público el documento resultado de los trabajos, ayer, en sesión por la mañana y finalmente también por la tarde, todos ellos se repartieron para debatir sobre cuatro grandes ejes: economía (coordinado por la profesora de la UAB Carme Casablanca), sociedad (por el sociólogo Oriol Homs), valores (por el profesor de Esade Josep Maria Lozano) y política (que llevaba la exletrado mayor del Parlamento Antoni Bayona).

"Es un movimiento de la sociedad civil, transversal y plural ideológicamente, y queremos trabajar para hacer propuestas de cara al país", explicaba uno de los impulsores y anfitrión de la jornada, Antoni Garrell, que insistía que la representación de políticos "no llega al 5%", a pesar de que defendía la presencia, porque "no tiene lógica hacer planteamientos de futuro sin recoger la experiencia de gente que ha estado en política".

Por otro lado, los últimos días se han desmarcado, explícitamente o no, otros partidos de centroderecha autodenominados "catalanistas" como por ejemplo el  de Units per Avançar de Ramon Espadaler, que hace grupo en el Parlamento con el PSC, y la regidora con Manuel Valls en Barcelona, Eva Parera, que hizo grupo con Cs; además del Liures de Antoni Fernández Teixidó y la Liga Democrática de Astrid Barrio.