La polémica sobre la censura al documental El caso Rosell, emitido por TV3 el pasado domingo 17 de mayo, llegará este viernes a la comisión de control parlamentario de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) en el Parlamento de Cataluña. Cuatro grupos políticos interpelarán el director de TV3, Vicent Sanchis, para que dé explicaciones de las acusaciones que le ha hecho el redactor de este canal televisivo, Víctor Lavagnini, de recortar una alusión que se hacía al grupo audiovisual Mediapro en el documental.

Lavagnini también lamenta que se eliminaron las palabras en off del expresidente del Barça, Sandro Rosell, con las cuales se cerraba el docimental. El periodista, autor del documental y de la entrevista a Rosell sobre la que se basa el trabajo, apeló a la cláusula de conciencia para que se retirara su firma del caso Rosell y acusó Sanchis de "censura informativa".

El comité de empresa de TV3 difundió un comunicado, con el título El caso Rosell, recortado donde lamenta que “no se emita íntegramente el documental”, que acaba diciendo: “Entendemos las razones profesionales del compañero para no firmar y creemos desafortunado, se le quiera decir censura o no, eliminar del programa hechos innegables”.

Por el contrario, el Consejo Profesional de Informativos de TV3 salió en defensa de Sanchis y consideró que las modificaciones hechas al reportaje respondían a criterios informativos y no alteraban la tesis del documental. “No apreciamos, por lo tanto, ningún acto de censura”, concluían en el comunicado donde mostraron su posicionamiento.

Los diputados que pedirán explicaciones a Vicent Sanchis mañana son Ignacio Martín Blanco (Ciudadanos), Raquel Sans (ERC), David Pérez (PSC-Unidos para Avanzar) y Marta Ribas (Catalunya en Comú Podem). Hay un interés especial en saber el contenido de la pregunta de la diputada de ERC, después de las tensiones que se han vivido últimamente entre este partido político y su socio de coalición de gobierno, JxCat. Partidarios de ambas formaciones se acusan mutuamente de controlar TV3.

La eliminación de la alusión a la relación de Mediapro con la querella que llevó a Rosell a estar más de 600 días en prisión ha generado suspicacias entre los parlamentarios de la oposición, teniendo en cuenta que Vicent Sanchis dirigió el canal televisivo del Barça cuando lo gestionaba Mediapro.