Perpiñán (Francia) acoge hoy miles de independentistas que van a ver al líder de JxCat, Carles Puigdemont, un acto en que también participa ERC, aunque con menor entusiasmo y representación, en un momento de división entre los dos socios del Gobierno.

El Parque de las Exposiciones de la localidad francesa albergará el primer gran acto organizado por el denominado Consejo por la República, el ente creado por Puigdemont en Bélgica para proseguir con el proceso soberanista. El expresidente ya llegó ayer en Perpiñán y se dio el primer baño de masas.

El acto contará con las intervenciones del mismo Puigdemont y de los también eurodiputados de JxCat Toni Comín y Clara Ponsatí. También participarán, pero a través de vídeo o carta, la secretaria general de ERC residente a Ginebra (Suiza), Marta Rovira, y los presos Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Joaquim Forn, Dolors Bassa, Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Aunque está planteado como un acto dirigido al conjunto del independentismo para dar voz a los líderes en la prisión y en el exilio, JxCat es la formación que más se ha volcado en el acontecimiento, mientras que ERC lo mira con más distancia y la CUP ni participa, porque lo ve partidista.

El contraste se observa en las delegaciones de los dos principales partidos independentistas: por parte de JxCat, asisten todos los consejeros, diputados, senadores y dirigentes, con el presidente Quim Torra al frente. Por parte de ERC, en cambio, no acude el vicepresidente de la Generalitat y coordinador de la formación, Pere Aragonés, ni el presidente de Parlament, Roger Torrent, así que la delegación republicana queda relegada a la portavoz en la cámara catalana, Anna Caula, el regidor Ernest Maragall y el secretario de organización, Isaac Peraire.

ERC y CUP ven con cierto recelo un acto que ofrece como principal aliciente ver Puigdemont pisando el sur de Francia, a tan sólo 30 kilómetros de la frontera, en un contexto preelectoral en Cataluña.