CCOO y UGT, sindicados más representativos dentro del Sector Ferroviario de Cataluña, piden a la Generalitat y al Ministerio de Fomento que denuncien los actos de sabotaje que se han producido en la red ferroviaria catalana los últimos días y que pongan en marcha todas las actuaciones necesarias para evitarlos. Los dos sindicatos piden en un comunicado que "por encima de todo, se tiene que garantizar la seguridad de las personas" porque consideran que "una sociedad avanzada tiene que defender la movilidad segura y el derecho al trabajo".

Las dos organizaciones sindicales se dirigen a las diferentes Administraciones, las organizaciones políticas, las entidades sociales y la ciudadanía catalana alertando que "en estas últimas semanas se han producido una decena de actos de sabotaje que ponen en grave peligro la vida de los trabajadores ferroviarios y de los usuarios, en su mayoría trabajadores y trabajadoras que realizan sus viajes para ir al trabajo" y que "se están dando las condiciones para un accidente grave que todos lamentaremos".

Para los dos sindicatos "mediante este escrito, hacemos un llamamiento a la reflexión y la cordura para que los autores de estas acciones desistan de su actitud temeraria", puesto que "las condiciones de circulación ferroviaria no son iguales a las de los otros medios de transporte". Los sindicatos explican que "el tiempo de reacción segura ante los obstáculos en la vía y su zona de influencia es muy reducido, a causa de los trazados sinuosos y las arboledas de la mayoría de las líneas ferroviarias catalanas, y por el peso elevado de los trenes, que necesitan mucho espacio de frenada".

En el comunicado conjunto, CCOO y UGT recuerdan que "las Cercanías de Cataluña, de forma ordinaria, sufren demasiadas incidencias diarias y no prestan el servicio que los catalanes y catalanas se merecen; lo hemos denunciado de manera continuada y hemos realizado acciones relacionadas con la carencia de inversiones y de las plantillas necesarias para enmendarlas".

El texto de los dos sindicatos también afirma que "el transporte ferroviario disfruta de una baja tasa de accidentalidad que le confiere un valor añadido respecto a otros medios de transporte. La seguridad ferroviaria, la eficiencia y la sostenibilidad del transporte ferroviario es un beneficio para sus usuarios, sus trabajadores, el conjunto de la sociedad y el medio ambiente", y que "se merece una mejor atención y respeto por parte de todo el mundo."