El presidente de Ciutadans (Cs) en el Parlamento, Carlos Carrizosa, ha aceptado su nombramiento como jefe de la oposición en la cámara catalana pero ha renunciado a algunas de las retribuciones específicas de este cargo como el sueldo extra o el trato protocolario, a pesar de que ha aceptado tener dos asesores, han explicado a 'Europa Press' fuentes de Cs.

Esto difiere de lo que hizo la exlíder de Cs en Cataluña Inés Arrimadas -predecesora de Carrizosa como jefa de la oposición-, que renunció a todas las atribuciones correspondientes a este cargo, incluidos los dos asesores, puesto que consideró que eran "privilegios".

Carrizosa ha aceptado el cargo en una carta dirigida al presidente del Parlamento, Roger Torrent, a la cual ha tenido acceso 'Europa Press'. En la carta, Carrizosa renuncia "a las retribuciones que determine el Parlamento por este concepto, y al tratamiento y a la ordenación protocolaria que le pudiera corresponder".

La ley de Presidencia de la Generalitat y el reglamento del Parlamento establecen que al líder de la oposición le corresponden varias atribuciones: recibir el trato de 'honorable señor'; ser ordenado protocolariamente en el lugar inmediatamente posterior a los expresidentes de la Generalitat; un complemento salarial, y disponer de medios humanos y materiales para ejercer su cargo.