La consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán, Meritxell Budó, ha vuelto a protagonizar una polémica en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo. En esta ocasión, ha sido por su negativa a responder en castellano a una pregunta nueva, es decir, que no se le había realizado previamente en catalán.

Según Budó, las normas de estas ruedas de prensa establecen que en castellano sólo se responden cuestiones que antes se han planteado en catalán. "No hacemos ruedas de prensa paralelas. Si quieren hacer otras preguntas, las hacen primero en catalán y después las repetimos en castellano", ha afirmado.

Esto ha llevado a varias periodistas a protestar y a reclamar su derecho de preguntar lo que consideren. "Las preguntas en castellano no son una mera repetición. Tenemos derecho a preguntar lo que consideramos oportuno y en el idioma oportuno", ha reclamado una periodista.

Otra reportera incluso ha discutido la existencia de esta norma que esgrime Budó. "Hace tiempo que estoy en esta sala de prensa y no recuerdo que hubiera este acuerdo explícito", ha afirmado.