La consejera de la Presidencia y portavoz del gobierno de la Generalitat, Meritxell Budó, ha vuelto a evitar este martes ofrecer detalles sobre las características de la respuesta que prepara el ejecutivo catalán a la sentencia que dictará el Tribunal Supremo contra los dirigentes del proceso.

Budó únicamente ha asegurado que será una "respuesta institucional" que ha indicado, eso sí, que será una reacción separada de la que decida "la sociedad civil organizada", en referencia a las previsibles movilizaciones en las calles si la sentencia es condenatoria.

Preguntada por si optarán por la desobediencia institucional, Budó ha declinado en ambos casos adelantar nada. La consejera ha explicado que "se está trabajando" en "una respuesta de consenso" y que se revelará "cuando sea el momento, cuando lo tengamos más claro", ha indicado en un momento de su intervención en la rueda de prensa posterior a la reunión del gobierno, si bien también ha dicho que "en las horas próximas se irán desgranando" puntos de la respuesta del gobierno Torra.