El consejero catalán de Interior, Miquel Buch, ha relevado del cargo de jefe de los Mossos d'Esquadra a Miquel Esquius el cual ha estado en el cargo unos once meses. En el cargo de máxima responsabilidad del cuerpo de la policía catalana se ha nombrado el comisario Eduard Sallent.

El nuevo máximo responsable uniformado de los Mossos d'Esquadra ha sido designado nuevo jefe de los Mossos pocos días después de haber sido ascendido a comisario. Sallent ocupaba hasta este lunes el cargo de sub-jefe de la Comisaría General de Información de los Mossos.

Se da la circunstancia que este relevo en la cúpula de la policía de la Generalitat coincide con la puesta en marcha de la llamada guardia pretoriana del presidente Quim Torra, con la creación de un grupo de escoltas enmarcados en el Área de Seguridad Institucional (ASI) que estará al margen del control de la dirección de los Mossos, hecho que ha provocado el enojo dentro del cuerpo.

Miquel Esquius había cogido el relevo del comisario Ferran López quién había sido designado jefe del cuerpo de los Mossos d'Esquadra cuando se aplicó el artículo 155 de la Constitución a la administración catalana, hecho que apartó al hasta entonces mayor Josep Lluís Trapero de la dirección del cuerpo policial catalán.