La comisión de investigación sobre la actividad de Barcelona Regional entre el 2011 y el 2015, constituida por el Ayuntamiento, ya ha expuesto sus conclusiones y determina que el gobierno de Xavier Trias (CiU) y la agencia pública "derrocharon" dinero público durante el anterior mandato.

El ueves se celebró la última sesión de la comisión y ahora las conclusiones se tendrán que elevar al pleno, donde los grupos municipales se pronunciarán sobre las irregularidades que señala el informe.

La fiscalización de las cuentas de Barcelona Regional fue una de las primeras decisiones tomadas por Ada Colau después de acceder a la alcaldía. El 14 de julio del 2015 la alcaldesa firmó un decreto para iniciar una investigación interna sobre la agencia pública.

Ahora, los técnicos del Ayuntamiento consideran que muchos de los trabajos hechos por Barcelona Regional y la entidad, ya disuelta, Barcelona Strategical Urban System (BCNSUS), no correspondían "al interés público".

Barcelona Regional se promocionaba en el extranjero a través de BCN SUS y el consistorio recuerda que el objetivo de la agencia es el urbanismo en el área metropolitana de Barcelona. "Todo el resto de la actividad excedía de sus competencias", señala el informe, que responsabiliza el regidor de Urbanismo y presidente de Barcelona Regional durante la etapa de Trias, Antoni Vives, que está investigado por el caso 3%. "Su actuación fue inadecuada", concluye el texto.

Las conclusiones consideran que Vives y el entonces director general de Barcelona Regional, Willy Müller, gestionaron BCNSUS de manera "temeraria".