El tribunal eclesiástico de la diócesis de Vic (Barcelona) ha decidido suspender de manera preventiva del ejercicio público del ministerio –no podrán dar misa en iglesias ni en locales públicos– 17 sacerdotes y diáconos investigados por prácticas esotéricas y también sexuales, saltándose el celibato.

Los 17 religiosos formaban parte de la antigua Asociación Seminario del Poble de Déu (SPD), que el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, suspendió el 2017 porque impartían una doctrina "incompatible con la católica".

Los 17 implicados, que serán juzgados a puerta cerrada, de acuerdo con el derecho canónico, al tribunal eclesiástico de la diócesis de Vic, son mayores de edad y practicaban sexo entre hombres y mujeres de manera consentida y por eso no habrían cometido un delito penal, a pesar de que fuentes religiosas han explicado a Efe que si en el transcurso de la investigación se apreciara algún indicio, lo enviarían a la jurisdicción civil.

A pesar de que la asociación fue disuelta por el arzobispo de Barcelona, al tenera la asociación su local en la diócesis de Vic es este el tribunal eclesiástico que juzgará los investigados.

La medida afecta clérigos de las diócesis de Barcelona, Tarragona, Lleida, Urgell y Vic y cada diócesis lo está aplicando de acuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede