La Mesa por la Democracia promueve hoy una "parada general" de la economía catalana para reivindicar la dignidad del pueblo de Cataluña y denunciar la represión del Estado contra la ciudadanía. Se trata de un llamamiento secundado por los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, las patronales y también las entidades soberanistas, ANC y Òmnium.

La Mesa por la Democracia es un organismo creado por un grupo de entidades y asociaciones de la sociedad catalana nacida para dar respuesta a la conculcación de los derechos de la ciudadanía. Estas convocatorias son la primera reacción a los incidentes que han causado 893 heridos fruto de la actuación de la policía española durante las votaciones de domingo, 1 de octubre.

Según los organizadores el paro tendrá un carácter especialmente ciudadano. De forma que intentará conseguir que Cataluña se paralice de manera diversa, así los sindicatos convocan a los trabajadores, pero también las entidades culturales o ciudadanas mostrarán su repulsa a la represión que, afirman, se ha producido este domingo, 1 de octubre.

A la Mesa por la Democracia hay los principales sindicatos de Cataluña, CCOO, UGT y USOC, también están representadas algunas patronales, como CECOT, integrada a Fomento del Trabajo, la versión catalana de la CEOE, y el Círculo Catalán de Negocios (CCN), que agrupa los empresarios declaradamente independentistas. También hay las dos organizaciones cívicas más implicadas en la lucha independentista: el ANC y Òmnium, junto a más de 40 organizaciones que van desde asociaciones culturales a la federación de asociaciones de vecinos de Cataluña.

Existe entre los impulsores un gran interés a diferenciar el paro cívico de una huelga general, porque hoy también está convocada una huelga general en Cataluña por parte de cuatro sindicatos, CGT; Intersindical Alternativa de Cataluña (AIC), con fuerte implantación en el sector público y los sindicados independentistas: COS e Intersindical-CSC. Para este segundo paro ya se han decretado los servicios mínimos que, en el Metro de Barcelona asegurarán un 50% de los trenes que habitualmente circulan en hora punta.