El presidente ruso, Vladimir Putin, ha respondido las declaraciones con las que el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, consideró a Rusia "una amenaza".

Putin ha asegurado que "no queremos que se desmorone ningún Estado europeo", y ha considerado que es "un delirio" tratar a Rusia como una amenaza.

Borrell había manifestado: "Nuestro aliado nos da la espalda, nuestro viejo enemigo, Rusia, vuelve a decir aquí estoy yo, y vuelve ser una amenaza, y China aparece como un rival".

Putin que ha etiquetado de "mito" el supuesto interés ruso en el debilitamiento de Europa, y ha recordado que la Unión Europea es el principal económico de su país. También ha expresado "respeto" hacia "España, el pueblo español, la historia española", y ha manifestado que las relaciones Rusia-España son buenas.

Sobre Cataluña, ha dicho que España debe decidir "cómo convivir con los territorios problemáticos", en referencia también al País Vasco, y ha destacado que hasta ahora "estos problemas" se habían "conseguido resolver ", y que ahora espera que se resuelvan a partir del diálogo.