La Generalitat ha aprobado la compra de créditos de CO2 siempre y cuando estén generados por proyectos sociales y desarrollados en Cataluña.

Cada crédito tiene un precio de 10 euros que la entidad cobra para compensar su inversión.

Las entidades sociales ya pueden vender los primeros créditos de gases invernadero provenientes de proyectos de reducción de emisiones realizados por entidades sociales que actúan en Cataluña.

Los 4.256 créditos que se han puesto a la venta (que son los equivalentes a 4.256 toneladas de CO2 que es el que emiten 4.256 coches que circulan 10.000 kilómetros el año) corresponden a las reducciones logradas por proyectos ejecutados entre 2016 y 2017 y que la Oficina Catalana de Cambio Climático verificó durante 2018.

Cada crédito tiene un precio de 10 euros que cobra la entidad promotora para compensar parte de la inversión. Las acciones hechas gracias a los proyectos van desde las destinadas a evitar el derroche alimentario; a sustituir calderas de gasóleo o propano por otros de biomasa o por placas solares; a mejorar el comportamiento energético de los edificios; a sustituir vehículos de gasóleo por otros de eléctricos o la instalación de islas de calor con renovables.

Todas estas mejoras las han hecho durante los años anteriores la Fundación Banco de Alimentos, Ecosol, Fundación Santo Hospital de La Seu d'Urgell, la Fundación Autismo Mas Casadevall, la Fundación St. Paul’s, la Fundación Caridad y la Fundación El Valle.

Por su parte, las empresas que quieran compensar las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de su actividad pueden hacerlo a través del Sistema Europeo de Negociación de CO2, uno de los referentes de la compra y venta de derechos de emisión del sur de Europa desde el 2004. Quién adquiere los créditos recibe un certificado oficial de compra y cancelación de créditos emitido por la Oficina Catalana del Cambio Climático.