El juzgado de instrucción número dos de Reus ha abierto diligencias penales contra la central nuclear Vandellòs II, según ha informado la asociación Sociedad Humana.

La organización ecologista presentó una denuncia hace un año contra los responsables de la planta atómica por haber estado funcionando 17 días con un escape en la barrera de presión, "la parte que controla la temperatura estable del núcleo", han explicado.

Fiscalía hizo una prueba pericial el 12 de abril pasado y, según señalan fuentes de la entidad, se habrían encontrado indicios de delito. El juzgado ha encargado nuevas pruebas para esclarecer los hechos y valorar si se tiene que abrir juicio oral.

Según los denunciantes, la central se paró el 2 de marzo del 2018 para localizar un goteo de agua del circuito de refrigeración y descartar un posible escape en la barrera de presión, pero los problemas habrían empezado el 13 de febrero. Según ellos, a lo largo de 17 días la planta estuvo operante sin cumplir con las especificaciones técnicas de funcionamiento.

En la denuncia adujeron que el envejecimiento de los elementos de la central pone en peligro la seguridad de las instalaciones y acusaron los responsables de la nuclear "de irregularidades" en su gestión, además de ofrecer información sesgada y parcial sobre los incidentes.

Según la entidad, en el primero escrito la Fiscalía expuso que la instalación siguió funcionando a pleno rendimiento "de manera ilegal e insegura" durante al menos dos semanas.

Además, han señalado que algunas de las últimas paradas no programadas de Vandellòs II han sido causadas por escapes en las barreras de presión y, por esta razón, sospechan que podría haber un posible problema estructural.