La presidenta interina de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Núria Llorach, puesta en el cargo por el PDECat presionó al director de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, puesto por ERC para que este diera su visto bueno a la emisión del anuncio institucional de la consulta independentista del 1-O en la emisora de la Generalitat.

Llorach exigió la firma de Gordillo para que Catalunya Ràdio emitiera el anuncio a pesar de que el director de Catalunya Ràdio insistía que él nunca había tenido que autorizar la emisión de publicidad en la emisora, una responsabilidad que según Gordillo recaía en el responsable de marketing de la CCMA, Martí Patxot, puesto en el cargo por el PDECat, o en última instancia en la misma Llorach.

Ante las reticencias de Gordillo, este y Llorach intercambiaron diferentes correos que, según ha publicado eldiario.es demuestran las presiones de la presidenta interina de la CCMA hacia el director de Catalunya Ràdio.

Núria Llorach interpeló a Gordillo después de que este dijera a Patxot que él no firmaba ninguna autorización. La responsable de la CCMA dijo al director de Catalunya Ràdio que "lo único que se desprende es un intento de rehuir tus responsabilidades, al contrario de lo que Vicent (Sanchis, director de TV3), Martí (Patxot) y yo hemos hecho en TV3. Asumimos nuestras responsabilidades. Ahora no es el momento de esquivarlas con subterfugios".

Cómo que Gordillo seguía reticente a firmar, Llorach siguió con los correos en los cuales le dice "podemos darle todas las vueltas que quieras al tema si tu objetivo es rehuir tu responsabilidad, pero la cuestión es muy sencilla (...) Nos falta tu autorización y mientras no la des, no se puede emitir la campaña en los medios que tú diriges".

Llorach sigue diciéndole a Gordillo que "en TV3 ya ha empezado, con las tres autorizaciones, la de su director incluida (haciendo referencia a Sanchis, también puesto en el cargo por el PDECat)", añadiendo "¿cual es ahora la diferencia? ¿Las notificaciones del TC, que hace una semana no existían? Tú y tu conciencia sabréis, pero recuerda que entraste en la dirección de Catalunya Ràdio avalado por tu compromiso y la confianza que determinada gente depositó en ti".

Los cuatro directivos de los medios públicos catalanes han sido procesados por el juzgado de instrucción 13 de Barcelona por un presunto delito de desobediencia en relación con el anuncio del 1-O. Y la defensa de Gordillo, que ejerce el penalista Carles Monguilod, sostiene, igual que indicaba su cliente a Patxot y Llorach en 2017, que el director de Catalunya Ràdio no tenía competencias para decidir qué anuncios se emitían por la emisora.

Monguilod ha cargado contra Patxot por haber aportado sólo una parte de los 22 correos electrónicos, lo cual para el abogado de Gordillo supone un "engaño" y "un uso torticero de su derecho a no decir la verdad como investigado", y que revelan "una suerte de plan premeditado que consistiría a ampliar o expandir las posibles responsabilidades penales que pudieran recaer a cuántas más personas mejor, incluyendo en este grupo a quienes (como Gordillo) podían resultar ajenos a la decisión pretesament delictiva". Añade: "Con esto sin duda se buscaba lo que podríamos decir la socialización del mal que, hipotéticamente, preveían que ocurriría en el futuro si se judicialitzaven sus acciones, buscando con esto salir ellos con menos pes incriminatori al quedar diluidas sus responsabilidades entre el número más grande posible de partícipes delictivos".