La productora Minoría Absoluta, propiedad de Toni Soler, es la que más dinero ingresó el año pasado por sus contratos con TV3. Cobró 4,76 millones de euros, un millón más que los que recibió La Manchester Radiofònica de Ricard Ustrell y cerca de dos más que Brutal Media (3 millones) y El Terrat (2,87 millones), la productora de Andreu Buenafuente que acaba de ser adquirida por el grupo mediático de Jaume Roures, Mediapro.

Mediapro superó el millón de euros de ingresos procedentes de sus trabajos para TV3 gracias a dos contratos por "adjudicación de bienes y servicios. Servicio integral de producción para la corresponsalia de Londres", según consta en el portal de la transparencia de la Corporación Catalana de mediados de Comunicación (CCMA).

A lo largo de 2019, la productora de Jaume Roures firmó dos contratos por este concepto, uno de 115.000 euros el 29 de mayo y uno de 896.000 euros el 4 de noviembre. Además, el 8 de enero firmó el contrato por el cual recibía 60.000 euros por el documental Causa especial, crítico con la actuación de la justicia española en el caso del proceso independentista catalán. El documental lo había emitido el programa Sense ficció tres semanas antes.

Los ingresos de Brutal Media proceden sobre todo de los 2,7 millones que recibió por los 13 capítulos de la segunda temporada de la serie Les del hockey, mientras que más de la mitad de los de la productora El Terrat (1,5 millones) procedieron de la realización del programa FAQs. Otra productora que ha superado el millón de ingresos en 2019 por sus contratos con TV3 es Alguna Pregunta, de Antoni Bassas y Xavier Bosch.

Para la versión televisiva de la APM recibió 1 millón de euros, y por la radiofónica, 150.000. El contrato más caro lo subscribieron la ­CCMA y La Manchester Radiofònica. Se firmó el 17 de julio y es de 3,1 millones. El Planta baixa, estrenado hace unos meses, sale incluso más caro que un clásico de TV3, el Polònia de Minoría Absoluta. Costó 3,07 millones. Està passant ha costado 644.000 euros.