El Real Madrid no renovará su vínculo contractual de 18 años con Mediapro y este grupo audiovisual administrado por el catalán Jaume Roures no seguirá gestionando el canal Real Madrid TV a partir del 30 de junio. El club que preside Florentino Pérez ha optado por la propuesta presentada por Telefónica y la productora Supersport, que trabaja con Mediaset, oficialmente descrita como una mejor oferta, si bien la de Mediapro era la más económica. 

La última etapa de la relación Real Madrid-Mediapro había estado marcada por unos ínfimos datos de share, los más bajas de una televisión en abierto, y por las tensiones cada vez más evidentes entre Florentino Pérez y Jaume Roures, así como por el malestar de la masa social blanca con la relación con el empresario catalán.

Las últimas semanas han emergido fricciones entre Roures y uno de los hombres de confianza de Pérez, Antonio García Ferreras, que fue jefe de comunicación del club blanco y después se convirtió en director de La Sexta y, por último, en jefe de informativo del canal, donde presenta el programa Al Rojo Vivo.

Sobre el proceso catalán, Roures atribuyó a Ferreras "el prototipo de discurso engañoso que favorece la represión", y Ferreras cargó contra Roures en una reciente edición del programa Salvados dedicada a la cobertura mediática del proceso, etiquetándolo de "sectario" y poniéndolo a la altura a Federico Jiménez Losantos.

Por otro lado, los proyectos de Mediapro habían incorporado durante los últimos años a algunos de los creadores de opinión futbolísticos más críticos con Florentino Pérez, como son el exdirector general del club blanco Jorge Valdano y los periodistas Manolo Lama y Santiago Segurola.