El padre Paulino, el cura de la prisión de Soto del Real que ayudó a Sandro Rosell mientras estuvo durante casi dos años en prisión preventiva ha anulado una intervención que tenía prevista hoy martes 14 de julio en el programa Tot es mou de TV3 como muestra de rechazo porque el expresidente del Barça haya sido vetado en el programa FAQS, también de TV3. Tot es mou había invitado al padre Paulino para hablar, precisamente, de su relación con Rosell durante los 645 días que estuvo encarcelado en Soto de Real, junto con su socio Joan Besolí.

El director de FAQS, Tian Riba, ha explicado que Sandro Rosell había aceptado que lo entrevistaran en este programa después de ser invitado cuando salió de la prisión pero que "en los procesos internos de coordinación de invitados de los diferentes programas y la direccíón de la cadena se decidió que la presencia de Rosell había quedado cubierta con el documental'. Riba ha repetido esta frase que ya utilizó ayer en declaraciones a los medios de comunicación en una intervención que ha hecho esta mañana en RAC1. Y cuando la ha dicho ha añadido "y a partir de aquí´...". Se ha hecho un silencio en el estudio de RAC1 que ha roto el locutor Jordi Basté haciendo broma, diciendo "a partir de aquí las noticias" y continuando con el programa, donde entrevistaba a Joan Besolí.

El cura de la prisión de Soto de Real afirma en el comunicado que ha hecho público que "he sabido que TV3 ha vetado la presencia de Sandro Rosell y de Joan Besolí en el programa FAQS del 18 de julio. Era una entrevista cerrada de hace tiempo y el objetivo era poder explicar a la opinión pública la publicación del libro Un fuerte abrazo -escrito por Sandro Rosell- y al mismo tiempo explicar que los derechos de autor servirían para ayudar a presos preventivos que no tienen recursos económicos para contratar a un abogado. Me parece contrario a la fe cristiana que alguien niegue la ayuda a las personas más necesitadas. Y me parece inexplicable que un ente público como TV3 vete en uno de los programas a dos personas que han sufrido una pena de 645 días de prisión sin ningún tipo de justificación".

La justificación que ha dado el director de TV3, Vicent Sanchis, por el veto a Rosell es que hace dos meses ya se emitió el documental que trataba su caso y que Mònica Terribas lo entrevistó en Catalunya Ràdio hace dos semanas.