La congregación de San Vicenç de Paül, los Padres Paulistas, han decidido sacar provecho de las múltiples propiedades que tienen repartidas por Barcelona, y es esta la razón por la cual han vendido la Llar Betània, en el barrio de Vallvidrera, a un fondo inversor London Private Company por tres millones de euros.

La intención de la sociedad inmobiliaria es hacer un hotel de lujo, puesto que tienen licencia para llevarlo a cabo, pero han topado con la oposición vecinal, que con el apoyo de los CDR de Vallvidrera, ocuparon el edificio hace una semana. Los 4.370 metros cuadrados de parcela con unas privilegiadas vistas sobre Barcelona son un apetitoso bocado del cual se podría sacar mucho rendimiento. Además, el edificio, en perfecto estado de conservación, es una joya modernista de finales del siglo XIX.

Los vecinos de Vallvidrera quieren que la Llar Betània, como se conoce al edificio, sea de uso público para la gente del barrio, y han hecho saber su malestar al regidor del distrito Jaume Asens durante el plenario de principios de marzo. Quieren que el edificio se destine a usos sociales para evitar la especulación inmobiliaria de la zona y la gentrificación. Hace exactamente un año, el marzo del 2018, pidieron al ayuntamiento la protección y calificación del edificio como monumento catalogado, en un excelente estado de conservación, pero no recibieron respuesta. Previendo una posible compraventa del inmueble, la cooperativa Sostre Cívic, con el apoyo de los vecinos, hicieron a los padres paulistas una oferta de compra por 2 millones de euros para hacer un recinto de covivienda senior, pero los 3 millones ofrecidos por el fondo de inversión fueron más golosos, y los frailes han vendido el edificio al mejor postor.

La antigua residencia de la tercera edad es un edificio modernista que fue inaugurado el 1886 como un hotel, el Buenos Aires. En los años 60 fue comprado por la congregación paulista que le dio un uso social convirtiéndolo en residencia para la gente mayor. Desde el 2012 estaba cerrada y había sido reivindicada en múltiples ocasiones, por los vecinos, como equipamiento social.

A pesar de todo parece que el futuro de la antigua Llar Betània está claro, auqnue tengan que enfrentarse a la oposición vecinal, e implica convertirse en hotel residencial destinado a la comunidad árabe más elitista, al menos esto es el que se desprende del proyecto que el despacho de arquitectos ArquitActúa tiene en su página web, donde ya hablan del Hotel Vallvidrera BCN. Según reza en la web, la reforma consiste a ampliar el edificio residencial para convertirlo en un hotel de quince suites con jardines y zona de golf... con Barcelona a sus pies.