Cataluña recibió en octubre 1.489.000 turistas extranjeros, el 4,7% menos en comparación al mismo mes de hace un año, en un periodo marcado por la tensión política después de la celebración del referéndum del 1-O.

Es la mayor bajada de la serie histórica, que se remonta un par de años, y contrasta con la subida del 6,1% de septiembre pasado.

Además, el dato catalán pesa sobre el conjunto de España, que pasa de crecer el 11,4% en septiembre a hacerlo el 1,8% en octubre. Dejando fuera de la ecuación en Cataluña crece el 3,6%, el doble.

Cataluña, a pesar de todo, sigue siendo destino principal del turismo extranjero, aglutinando el 20,5% de las llegadas, por delante de las Canarias (18%), Baleares (17,3%) y Andalucía (15,4%). Pero es la única autonomía de las grandes receptoras que pierde turistas: en Canarias suben el 3,1%, en las Baleares el 1,1% y en Andalucía el 2,6%.

"Ya avisamos que octubre sería difícil, un bache en el turismo que contrasta con la evolución del turismo internacional en el conjunto de las comunidades autónomas", analizaba este jueves el ministro de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, que ha relacionado directamente la caída con el contexto político.

Nadal se mostró positivo y dice que las elecciones del 21-D supondrán "un nuevo gobierno, una situación de normalidad institucional y una vida económica y social con normalidad" que "dará la vuelta" a las cifras.