Centenares de personas convocadas por los CDR se concentran ante el acceso principal de la estación de Sants desde las siete del anochecer bloqueando la entrada. Se trata de una nueva acción de rechazo a la sentencia del 'procés' con el lema ''Encerclem Sants''. La intención es, precisamente, rodear la estación pero, de momento, sólo se hace la concentración.

Los manifestantes han silbado a los antidisturbios de los Mossos que se han situado en la puerta principal de la estación de Sants. Los concentrados gritan consignas como "Libertad presos políticos", "No tengo miedo", "Ni un paso atrás", "Mossos mercenarios" o "No os merecéis la senyera que llevais". También piden la dimisión del consejero de Interior, Miquel Buch.

A pesar de que no se han producido incidentes graves, en la plaza de los Països Catalans se han vivido algunos momentos de tensión, con empujones, cuando la policía ha ampliado el cordón de seguridad alrededor de la estación y han tenido que hacer retroceder a algunos manifestantes para que pudieran entrar pasajeros a la estación.

Renfe ha recomendado a los pasajeros que no bajen en Sants para no acumular más gente en la estación. En previsión de esta concentración, Adif ha restringido los accesos de la estación de Sants a partir de las seis de la tarde. Se han dejado abiertos sólo los dos accesos centrales, uno junto a la plaza Països Catalans y uno a Joan Peiró. También se ha cerrado la boca del metro del vestíbulo y los usuarios que quieran utilizar la L5 y la L3 tienen que acceder por la calle.