Unas sesenta entidades ecologistas han creado la Plataforma Salvem els rius (Plataforma Salvemos los ríos) para denunciar las actuaciones de la Agencia Catalana del Agua (ACA) para limpiar y reconstruir los cauces de los ríos afectados por el paso de la borrasca Glòria, el pasado mes de enero. El manifiesto Salvem els rius que ha elaborado esta plataforma, acusa a la ACA de "estar llevando a cabo actuaciones de eliminación y destrucción de los bosques de ribera y de los ecosistemas fluviales en muchos ríos y rías de nuestro país". "Con el pretexto de tener que actuar para solucionar los efectos de este temporal se están eliminando, de raiz, muchos bosques de ribera, transformando a los ríos y las rieras en unos simples canales de desagüe, desprovistos de todo rastro de vegetación, eliminando todo el ecosistema fluvial", denuncia.

Salvem els rius enumera los ríos y rieras afectados por las actuaciones de la ACA. Por ejemplo, lamenta que la riera de Arbúcies, considerada un hábitat de interés prioritario en Europa, haya sido arrasada y transformada en un simple canal por donde pasa el agua y que esa misma situación se haya reproducido en los ríos Tordera, Ter, Onyar, Francolí, Llémena, Llierca, Fluvià o la riera de Giola, entre muchos otros.

La plataforma denuncia que "con la excusa de quitar madera muerta acumulada por la riadas, se quitan muchos de los árboles vivos, actuando, a menudo, en tramos donde esta supuesta madera muerta era inexistente", y añade que "estas actuaciones se están llevando a cabo en plena época de reproducción, justo cuando los bosques de ribera están llenos de nidos y pollitos, provocando su destrucción".

Las entidades ecologistas hace tiempo que denuncian que se construya en zonas inundables, ocupando espacios que pertenecen a los cursos fluviales. Pretender proteger estas construcciones limpiando constantemente los cauces de los ríos, "como si fueran jardines", no es ninguna solución, según Salvem els rius, que reclama a la administración que "actúe con visión de futuro". "Talar árboles ahora no representará solucionar el problema, sino una huída hacia adelante, a un futuro en el cual los bosques de ribera dejarán de cumplir sus funciones".

Para Salvem els rius, "las actuaciones que está realizando la ACA están provocando unos impactos ecológicos de primera magnitud, afectando espacios naturales y especies protegidas por la ley. Además, resultan acciones irresponsables, puesto que la transformación de los ríos y rieras en unos simples canales de desagüe aumenta el poder destructor del agua. En futuros periodos de avenidas se puede pronosticar que, en estos tramos donde el ACA está actuando, los efectos destructivos del agua pueden ser mucho más importantes".

El manifiesto de esta campaña acaba reclamando "que se detengan de inmediato las actuaciones que está llevando a cabo la ACA en los cursos fluviales del país, que se depuren las responsabilidades pertinentes, tanto sobre las personas y cargos que las han autorizado, como sobre las que los han ejecutado (...) y que se lleven a cabo los trabajos necesarios para restaurar los espacios naturales afectados para recuperar los valores naturales que han sido eliminados".

La ACA ha dedicado 25,5 millones de euros en unas 650 actuaciones de restauración de los cauces afectados por el paso de la borrasca Gloria y justifica la forma en que las ha realizado en la urgencia con que ha tenido que intervenir, ante el riesgo de nuevas tormentas, y en qué muchos ayuntamientos les han pedido estas intervenciones. Por otro lado, se ha comprometido a reunirse con representantes de Salvem els rius para escuchar sus reclamaciones.