Nissan se ha abierto a aplazar el cierre de sus plantas en la provincia de Barcelona y a efectuarlo más allá de junio de 2021, una posibilidad que ha condicionado a que se logre "gestionar el excedente de personal" y que ambas partes sellen un acuerdo.

La dirección de la empresa ha anunciado que ha trasladado este planteamiento a los sindicatos durante la sexta reunión de la mediación convocada por el Departamento de Trabajo de la Generalitat, enmarcada en el periodo de consultas que se inició el 30 de junio y se cierra este jueves.

Nissan, además, se ha comprometido a estudiar alternativas para recolocar empleados con el objetivo de reducir el impacto del ERE. También prevé analizar condiciones de plan social si faltan alternativas viables de reindustrialización. Paralelamente, ha presentado un plan que prevé prejubilaciones o indemnizaciones para los trabajadores de las plantas que prevé cerrar por si, finalmente, no encuentran ninguna "solución de futuro".

Por su parte, fuentes sindicales citadas por Europa Press manifiestan rechazo contra el talante de la empresa: consideran que las decisiones "ya se han tomado" y que los representantes de la compañía son "marionetas" que actúan con la pretensión de cerrar rápidamente la negociación sin consideraciones hacia los trabajadores.

Lamentan, de manera destacada, que Nissan no les ha facilitado gran parte de la información pedida, como por ejemplo la relativa a la indemnización de Daimler por haber finalizado antes de tiempo el contrato y al coste por unidad del modelo de furgoneta X-83 en Francia.