Los comerciantes de la avenida Meridiana de Barcelona advierten que su facturación ha caído en un 40% a raíz de los cortes diarios de los independentistas de la vía, que este sábado llegan a los noventa días consecutivos. Los tenderos de esta entrada a la ciudad y del entorno al paseo Fabra y Puig señalan a la restauración como el sector más afectado por la protesta, y admiten que se plantean avanzar el cierre a las 19:30 horas para eludir la acción política de los CDR.

Así lo indica el portavoz de la Unión de Comerciantes del Paseo de Fabra y Puig hoy a Crónica Global. "Esta zona actúa como nodo comercial de Sant Andreu y todo Nou Barris sur. Cómo en todas las asociaciones, hay pluralidad de ideas y opiniones en cuanto al bloqueo diario de la Meridiana, pero los socios sí que admiten perjuicio y el impacto en la caja", señala.

Según la misma entidad, que está integrada en Barcelona Oberta, "el impacto más grande se concentra alrededor de la protesta diaria y en los bares y restaurantes". Y explica los motivos: "Porque la gente ya no se queda a tomar algo después de comprar. No puedes pasar con tu coche ni aparcar", reconoce.

El de viernes fue el corte ochenta y nueve de la Meridiana de Barcelona en protesta por la sentencia del proceso. El de este viernes, pero, tuvo que hacer frente a un llamamiento ultra.

Los independentistas cuentan con el visto bueno de la consejería catalana de Interior, liderada por Miquel Buch, para continuar con su actividad. La Generalitat de Cataluña ha dado el visto bueno a la notificación de una manifestación de carácter diario, hecho que también levantó polvareda.