El vestíbulo del Ayuntamiento de Barcelona correspondiente a la plaza de Sant Miquel ha sido ocupado por activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que exigen realojos dignos para las familias que han sufrido un desahucio.

Esta acción ha culminado la movilización de la PAH que ha empezado este viernes con una manifestación iniciada en la Rambla. Algunos activistas han anunciado que prevén dormir en las dependencias municipales hasta que se atiendan sus demandas.

La PAH, que interpela a la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, popular por haber liderado la plataforma, así como al presidente catalán, Quim Torra, y a la delegada del gobierno español, Teresa Cunillera, quiere reducir a cero la lista de espera de la Mesa de Emergencia, relativa al realojo de personas desahuciadas, y aboga por la creación de un comité de crisis contra la emergencia habitacional en la ciudad.

Colau ha dado la razón a la PAH y ha asegurado que "somos los primeros indignados" con la situación de esta Mesa, de la que ha culpado a la Generalitat, que dice que tiene que hacer "su parte". De hecho, ha indicado que el Ayuntamiento ha asumido un 80% de los realojos cuando le corresponde sólo el 40%, y que la Generalitat se tendría que encargar de un 60%.