Este pasado fin de semana se ha repetido lo que viene pasando durante las últimas semanas en diferentes parques de Bomberos de la Generalitat de toda Cataluña. Y es que diferentes parques han tenido que cerrar su servicio por la carencia de efectivos que hacen huelga de horas extras cansados de arrastrar demandas laborales históricas.

Este domingo la falta de bomberos ha obligado a cerrar cuatro parques gerundenses. Se trata de los de La Pera y Valle d'Aro, en el Baix Empordà, y los de Hostalric y Amer, en la Selva. También este último fin de semana se ha dado la circunstancia que tampoco ha habido de guardia, en Figueres, el subjefe territorial de turno de la región de Girona Norte.

La falta de bomberos a los parques de la Generalitat también ha provocado situaciones como la de este domingo en que el parque de Sant Celoni, en el Montseny, tuvo que cerrar porque los cuatro bomberos que había (tres profesionales y un voluntario) tuvieron que prestar servicio en el incendio mortal que se produjo en Badalona.

Otros parques de Bomberos de la Generalitat que han sufrido cierres temporales estas últimas semanas o que han prestado el servicio con un número de efectivos por debajo de los mínimos legales establecidos por carencia de efectivos han sido los de Hostalric, Ulldecona, Calonge, Junquera, Ascó, Vandellòs-Hospitalet de l'Infant, Tortosa, Amposta, Santa Coloma de Farners, Torrelló o Cardona.

Los bomberos se quejan que realizan desde hace años horas extras para que cada día el servicio esté en los mínimos legales, denunciando que en 2017 los bomberos profesionales realizaron más de 500.000 horas extras para mantener los mínimos legales por guardia. Por todo ello, muchos de los bomberos profesionales han decidido dejar de hacer estas horas extras durante un mes, plazo que acaba el 10 de enero.

Para intentar minimizar los efectos de la huelga de horas extras de los bomberos, la Consejería de Interior de la Generalitat ha decidido rebajar el mínimo de bomberos que tiene que haber en un parque para abrirlo, así en 14 parques pueden haber sólo 3 funcionarios para abrir. Y también se ha movilizado a los Grupos de Actuación Forestal (GRAF), que es personal especializado en fuegos forestales, que este mes dejarán su actividad habitual para incorporarse al parque de bomberos donde haya su base.

Con esta protesta, los Bomberos de la Generalitat reclaman que se amplíe la plantilla, se renueve el material de trabajo y se invierta en los equipamientos. El martes la consejería hizo una oferta al colectivo de bomberos asegurando que convocará 1.000 plazas nuevas durante los próximos cuatro años, y que también hará inversiones en material y equipamientos. Esta propuesta la votarán los bomberos entre el 16 y el 17 de diciembre, a pesar de que ya está convocada una manifestación de protesta el día 20 al Parlamento de Catalunya.