A la Generalitat se lo está haciendo bola las beques comedor. A estas alturas todavía están decidiendo cómo, cuando y de qué manera se repartirán las ayudas que permitirán a los menores tener garantizados una comida diaria en condiciones durante los meses de verano. Pero esta reflexión ya dura desde el mes de junio, cuando acabaron oficialmente las escuelas y se efectuó la última recarga de las tarjetas comedor por el periodo del 25 de mayo al 21 de junio, por un importe de 80 €.

Quién está asumiendo esta competencia y avanzando el dinero son los ayuntamientos. Fuentes del mundo local del Baix Llobregat han explicado a EL TRIANGLE, que "los ayuntamientos no tenemos margen, por qué estamos asumiendo el coste de las becas comedor. Cómo siempre los consistorios estamos supliendo las carencias de la Generalitat que todavía están mirando de ver como lo hacen". El retraso de la Generalitat ya quedó evidenciado con las tarjetas monedero, que muchas no se pudieron hacer efectivas durante el periodo lectivo y otra vez los ayuntamientos acudieron al rescate, "y vuelven a llegar tarde ahora que la crisis sociosanitaria reclama que los niños puedan tener estas beques comedor".

Se distribuyeron más de 160.000 tarjetas que han sido recargadas a medida que se alargaba el estado de alarma durante la pandemia pero una vez acabado, la gran incógnita era saber como continuarían estas ayudas, puesto que la crisis económica derivada de la Covid-19 ha agravado la pobreza de muchas familias y ha dejado en riesgo de exclusión a muchos menores.

En una carta enviada por el Director General de Atención a la Familia y la Comunidad Educativa de la Generalitat, Juan José Falcó Montserrat, se asegura que a pesar de no poder mantener las ayudas individuales de comedor en la forma habitual, se harán efectivos según se insta desde el Parlament a través de la moción presentada por el PSC y los comunes, y aprobada por todos los grupos parlamentarios, de forma que se dé cobertura a los menores más vulnerables durante los meses no lectivos del verano de 2020, pero que todavía no han encontrado la fórmula más adecuada para dar cumplimiento en la moción del Parlament.

Mientras continuando estudiando cual es la fórmula para repartir las ayudas con los departamentos de Hacienda, Trabajo y Asuntos Sociales son los ayuntamientos catalanes quién se hacen cargo de las becas comedor, y cómo aseguran fuentes del mundo local del Baix Llobregat, "tenemos miedo de no poder llegar a todo el mundo por una cuestión logística. Les estamos dando tanto tarjetas recargables como comidas, pero no lo podremos asumir todo. La Generalitat tiene que tomar una decisión y mirar de qué manera asume y reparte las becas comedor, pero eso sí, antes de que acabe el verano".