Las peores previsiones se han hecho realidad: la borrasca Gloria, que descargará esta noche su traca final, ha destrozado estos días el litoral catalán, haciendo desaparecer playas y escarneciéndose especialmente con uno de los territorios más vulnerables, el delta del Ebre, donde el mar ha penetrado hasta tres kilómetros tierra adentro.

Desde que empezó el temporal el pasado lunes, han caído unos 300 litros por metro cuadrado en torno al Montseny y unos 280 litros en la zona de las Terres del Ebre. Una treintena de carreteras catalanas se han visto afectadas y la previsión es de peligro para esta última jornada de tormentas.

"Emergencia total." Con estas palabras ha definido el alcalde de Deltebre, Lluís Soler, la situación que vive el delta del Ebre a raíz de los efectos del temporal Gloria.

"El Delta del Ebre necesita una solución ahora y aquí, no puede esperar más, hace falta un plan de acción inmediato". Así se ha mostrado el presidente de la Generalitat, Quim Torra, después de reunirse este miércoles con los ayuntamientos de l'Ampolla y Deltebre, zonas afectadas por el temporal Gloria.

En términos similares, el gobierno español asegura que la situación en el Ebro "supera los peores de los escenarios posibles imaginados". Así lo ha afirmado el secretario de Estado de Medio ambiente, Hugo Morán. No obstante, ha argumentado que no se haya declarado ninguna "zona catastrófica" porque este término "no existe". El secretario de Estado ha subrayado que el Real decreto Ley 11/2019 de 20 de septiembre -que adopta medidas urgentes para paliar los daños por temporales y otras catástrofes- es "la herramienta" a usar.

El delta del Ebre se prepara para un nuevo episodio de lluvias, que será especialmente fuerte esta noche. Esta nueva tanda de precipitación llegará en el cuarto día de temporal Gloria, cuando más de 3.000 hectáreas de arrozales ya están bajo el mar. Una combinación de mar sublevado y un episodio de intensas lluvias les ha dejado plenos de una agua que el terreno no puede drenar.

La amenaza sobre el Delta no es nueva, pero estos días el temporal ha sido excepcional y la situación se ha agravado. Hay tres grandes problemas: la regresión por falta de sedimentos, el poco caudal del río Ebro y el crecimiento del nivel del mar. Los expertos alertan que se tienen que concretar medidas urgentes para preservarlo.