Después de saberse que el actual rector de la parroquia de Constantí, Xavier Morell, ha dejado el cargo temporalmente por las denuncias que había tenido de abusos sexuales y pornografía infantil, ha trascendido que el arzobispado de Tarragona también destituirá pronto el rector de Arbeca, Josep Maria Font.

El caso de Josep Maria Font hace referencia al hecho que fue uno de los dos investigados por el Vaticano por supuestos abusos infantiles, según ha podido saber la ACN. Font, vecino de Constantí, fue denunciado entre junio de 2015 y noviembre de 2016 "por presuntos tocamientos a menores con finalidad libidinosa", según el arzobispado.

Ante estos hechos, y siguiendo los protocolos de Vaticano, se ordenó una investigación y se informó del resultado a la Congregación para la Doctrina de la Fe. En su caso, se adoptaron "medidas disciplinarias proporcionadas a los hechos probados" de las cuales no quiere hablar el arzobispado.

Josep Maria Font también hace de capellán en otros pueblos del Urgell, como Sant Martí de Maldà, Maldà, Belianes, Nalec, Rocafort de Vallbona y El Vilet; y en els Omellons, en les Garrigues. Además, es el responsable del santuario del Tallat.

Font ha hecho pública una nota en la cual dice que "ante las noticias publicadas en los medios sobre mi persona y de acuerdo con el Sr. Arzobispo y en bien de las parroquias donde estoy ejerciendo mi ministerio, he pedido poder ser relevado de mi cargo de rector". El rector añade que "lamento profundamente esta situación y pido disculpas a todas las personas a las cuales haya podido ofender o decepcionar".

Este caso coincide en el tiempo en le hecho que el hasta ahora rector de Constantí, Xavier Morell, ha hecho llegar un comunicado al arzobispado de Tarragona en el cual afirmar que "ante las últimas noticias aparecidas en los medios" que recordaban las denuncias que había tenido, había decidido dejar el cargo durante "un tiempo".

Morell dice en la nota que "lamento que se haya producido esta situación y pido disculpas si alguien se ha sentido ofendido", añadiendo que él contaba con la "plena confianza del arzobispo". El rector asegura que "los hechos ocurridos no impiden ejercer el ministerio", haciendo referencia en el trabajo que tenía adjudicada a las parroquias de Sant Feliu Màrtir de Constantí y de San Sebastià de la Canonja.

Se da la circunstancia que últimamente se ha publicado que el anterior rector de Constantí, Pere Llagostera, ha sido acusado de haber abusado de menores durante décadas. En el caso de Morell, el arzobispado hizo una investigación interna de los hechos de los cuales que se lo acusa. El rector había tenido que declarar en 2010 por un caso de pornografía infantil pero el juez a sobreseyó el caso. Entre 2015 y 2016 se abrió una segunda investigación por unos presuntos tocamientos a menores.

El alcalde de Constantí, Òscar Sánchez, ha afirmado que condena "rotundamente cualquier tipo de abuso sexual" apoyando a las personas afectadas. Sánchez había pedido una reunión con el arzobispado así que saltó la información, reunión que está prevista para este jueves. Sánchez quiere que la reunión con el arzobispo sirva para "esclarecer los hechos, recoger toda la información, y coordinar la respuesta institucional y la atención a las personas afectadas".