Los Bomberos de la Generalitat han convocado para este jueves una nueva manifestación para reclamar unos servicios públicos y de calidad. Su marcha, que empieza a las 11.45 horas en la plaza de Urquinaona de Barcelona, tiene como destino el Parlamento de Cataluña.

Los sindicatos representativos de los bomberos, UGT, CCOO, CATAC, COS y CSIF, consideran una situación de "emergencia nacional" sus condiciones de trabajo, e instan al gobierno de la Generalitat a tomar medidas para poder asegurar la protección de los ciudadanos y los bienes.

Cifran las horas extra en 460.000 para un colectivo de 2.200 efectivos operativos, y han dejado de hacerla este mes de diciembre con la intención de visibilizar la falta de personal.

Se consideran abandonados y abocados por el gobierno catalán a una situación crítica. UGT, en particular, ha anunciado que presentará una querella criminal contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente económico, Pere Aragonès. El resto de sindicatos no se han sumado, de momento. CCOO, por ejemplo, lo está valorando pero señala el diálogo como prioridad.

Mossos contra Buch
La protesta de este jueves tiene lugar el día siguiente que el consejero de Interior, Miquel Buch, quedara encerrada durante cuatro horas en las dependencias de este departamento por la protesta de unos 200 mossos, que reclamaban la equiparación de sus condiciones laborales y salariales con las de los bomberos, aprobada en 2008.

El consejero, finalmente, salió escoltado por los antidisturbios entre gritos de "¡Buch dimisión!" y una fuerte bronca por parte de los manifestantes convocados por los sindicatos policiales y el colectivo MoS.O.S.