Después de haber cumplido un cuarto de la pena impuesta por el Tribunal Supremo, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ha podido salir por primera vez de la prisión de Lledoners con un permiso extraordinario. El máximo dirigente de la entidad cultural ha abandonado el centro penitenciario después de recibir visitas institucionales.

A la salida del centro penitenciario, el presidente de Òmnium Cultural ha saludado un grupo de personas concentradas. Después ha entrado en un coche y ha marchado. Tendrá que volver a la prisión el sábado a la misma hora.

El permiso lo pidió el martes y el miércoles recibió la aceptación por parte del servicio de clasificación del Departamento de Justicia. Cuixart, como Jordi Sànchez, ya puede acceder a permisos porque está clasificado en segundo grado y ha cumplido una cuarta parte de la pena de nuevo años. Entraron en la prisión el 16 de octubre de 2017.

El entorno al presidente de Òmnium no ha querido detallar en los últimos días qué uso hará de las 48 horas de permiso concedidas por las instituciones penitenciarias. A través de un comunicado, han dicho que no tendrá agenda pública y han dejado claro que Cuixart se acoge al permiso porque es un "derecho", en ningún caso un "privilegio".

Además de Cuixart y Sànchez -el líder de la Crida también puede salir de manera inminente-, a lo largo de este año también podrán pedir permisos Joaquim Forn (el 16 de junio) y Josep Rull (el 2 de octubre). Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Dolors Balsa, Raül Romeva y Jordi Turull tendrán que esperar al 2021.