La Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) defiende que el decreto del gobierno catalán sobre la regulación del sector del taxi y de VTC en Barcelona supone la "introducción de ineficiencias artificiales e injustificadas", que también "es incoherente con los objetivos medioambientales y de cogestión" y "discriminatorio entre operadores".

La ACCO denuncia que el decreto de la Generalitat "introduce importantes cargas para el desarrollo de la actividad de VTC" en Cataluña, y por todo ello, en el informe que ha publicado este jueves pide al Parlamento catalán "no convalidar" la norma al considerar que es nociva por los ciudadanos.

El presidente de la ACCO, Marcel Coderch, ya afirmó poco después de que el consejero catalán de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, anunciara los extremos de su decreto para acabar con la huelga del taxi en Cataluña, que este decreto "acabaría en los tribunales". Y de hecho, Competencia ya ha anunciado que llevará ante la justifica la regulación de VTC del Área Metropolitana de Barcelona un golpe esté publicada.

En este sentido, para la ACCO "es un contrasentido restringir la actividad de VTC cuando es el modelo de actividad más eficiente en términos económicos y medioambientales".