Los sindicatos que representan a los trabajadores de la educación pública no universitaria en Cataluña se han encerrado este jueves a las dependencias de Educación de la Generalitat para protestar contra el inmovilismo que reprochan a este departamento.

En concreto, reclaman una dotación presupuestaria urgente para que el próximo curso se restablezca el horario lectivo que tenían antes de los recortes, se reduzcan las ratios y se garantice que no se efectuarán cierres de grupos a la educación pública. Con el objetivo de conseguirlo, piden el inicio de un proceso negociador enfocado a revertir los efectos de los recortes.

Reprochan a los responsables la Generalitat que "parecen no ser conscientes de la necesidad de tomar medidas urgentes para atender al alumnado como se merece", según explica el comunicado de CCOO.

Para hacer frente a la "pasividad" que atribuyen al gobierno catalán, también prevén una huelga de toda la enseñanza pública el próximo 16 de mayo.