El consejero de Interior Miquel Buch ha comparecido este miércoles, después de diferentes titubeos, para dar explicaciones sobre las actuaciones de los Mossos durante las protestas que se han hecho estos días después de que se hiciera pública la sentencia del proceso.

Buch ha defendido la actuación de los Mossos y ha pedido aislar a los grupos violentos que actúan al final de unas manifestaciones, que califica de pacíficas. Buch ha querido dejar claro que, "que haya violencia no quiere decir que en este país se viva en violencia o haya problemas de convivencia".

Según ha dicho, se puede constatar que hay "personas violentas, grupos minoritarios que están ejerciendo la violencia", y siempre que sea así, los Mossos "actuarán", buscando el equilibrio entre el derecho de los ciudadanos a manifestarse y expresar su rechazo a la sentencia y el orden público.

Asegura que no ha hablado con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, pero que hay buena coordinación con el Cecor -el grupo de trabajo y coordinación entre los Mossos, la Policía Nacional española y la Guardia Civil. Además, ha remarcado que el Gobierno no está dando "ningún motivo" para que se aplique la ley de seguridad nacional.

Buch ha negado cualquier intención de dimitir. Según ha dicho, "forma parte de la normalidad" de la consejería de Interior que, en determinados momentos, grupos políticos y ciudadanos pidan el cese de su responsable.

Sin embargo, varios sectores políticos y de la sociedad civil ya habían pedido la dimisión de Buch. Lo hicieron los comunes este martes en una rueda de prensa en el Parlamento, y se sumaron Demócratas de Cataluña, la ex consejera Clara Ponsatí (JxCat), y la periodista Pilar Rahola. También lo han hecho una decena de diputados del grupo parlamentario de JxCat, que este miércoles han afirmado que el consejero de Interior "no está preparado" para gestionar los días que vienen.

Por su parte, las juventudes de ERC han anunciado que le retiran el apoyo político por los "intolerables abusos" policiales y los "incumplimientos reiterados" de protocolos y leyes aprobadas al Parlamento como "el uso indiscriminado del FOAM", y la CUP ha exigido su dimisión y la disolución de la Brigada Móvil.

En nombre de ERC, pero, el vicepresidente Pere Aragonés ha asegurado que comprende las movilizaciones, pero ha defendido la actuación de los Mossos. También lo ha hecho JxCat, que ha trasladado "todo su apoyo" a Buch.