La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el primer teniente de alcalde de la ciudad, Jaume Collboni, se ha reunido este viernes con responsables de diferentes sectores económicos de la ciudad para valorar la afectación que puede provocar la suspensión del Mobile World Congress (MWC), con el argumento que dio la dirección del ciertamente internacional de telefonía móvil de la epidemia mundial de coronavirus, y que se tenía que celebrar en la capital catalana del 24 al 27 de febrero.

Jaume Collboni ha anunciado, a la salida de la reunión, que el ayuntamiento ha encargado a la empresa de capital público y privado Turismo de Barcelona que organice un acontecimiento para que se puedan seguir haciendo las actividades paralelas previstas alrededor del MWC. Este certamen llevará el nombre de Barcelona Oportunity Week, e implicará a los sectores hoteleros, de restauración y de la cultura de la ciudad.

También se ha anunciado que el ayuntamiento apoyará un encuentro de medias y pequeñas empresas digitales que tenían previsto participar del Mobile. Este encuentro llevará el nombre de Barcelona Tech City y contará con el apoyo económico del consistorio barcelonés. En este extremo, Collboni ha afirmado que cree que las aportaciones del ayuntamiento en el Barcelona Oportunity Week y en el Barcelona Tech City no serán muy grandes.

En este contexto, el presidente catalán Quim Torra, ha afirmado que la culpa de la suspensión del Mobile se debe a "la epidemia del miedo, que la desinformación ha extendido por todas partes". Torra ha recordado que en Cataluña no se ha diagnosticado ningún caso de coronavirus hasta este momento y que el MWC ha sido víctima de lo "que conocemos como infodemia o epidemia del miedo".