Entre finales de junio y julio, Barcelona ha registrado cinco homicidios con violencia provocados por apuñalamientos, palizas o tiroteos. Una situación que, sumada al aumento de robos y conflictividad, ha hecho activar nuevos protocolos de seguridad entre los cuerpos policiales.

La criminalidad en la ciudad ha centrado el debate y la agenda de los últimos meses, especialmente en una campaña electoral municipal marcada por la seguridad. Los hechos delictivos han aumentado un 9% durante el primer semestre del 2019, en comparación con el mismo periodo del año pasado. Los delitos contra el patrimonio representan el 92% del incremento de delitos registrados.

El toque de alerta, pero, se ha dado en el caso de los homicidios. Las cinco personas muertas de forma violenta durante el mes de julio despuntan por encima de la normalidad de los últimos años, exceptuando el atentado terrorista del 2017. En conjunto, suponen más del 25% del total de crímenes que hubo el año pasado a la ciudad y que ascendieron a 23.

El primer caso se produjo la noche del día 6 de julio, cuando un hombre murió en un tiroteo en una peluquería de Sarriá. Sólo cuatro días más tarde, hubo un nuevo muerto por un apuñalamiento al Eixample en una pelea. Los hechos pasaron en un locutorio y es un caso que la policía catalana vincula con la prostitución.

También este mes se produjeron dos tiroteos en el Poblenou y en Collblanc que dejaron dos hombres heridos graves. Uno de ellos acabó muriendo horas después. Los hechos pasaron con pocas horas de diferencia y los Mossos abrieron una investigación para esclarecer si los hechos estaban relacionados, probablemente vinculados a una revancha.

Por otro lado, a finales de junio hubo la muerte de la viceministra de Cultura de la República de Corea, que fue víctima de un tirón violento en la zona de Diagonal Mar y debido a las heridas no pudo sobrevivir.

El último fue el pasado domingo, cuando un hombre murió en el hospital después de ser apaleado a las puertas de una discoteca del Puerto Olímpico de Barcelona.