La Generalitat garantiza que todas las escuelas e institutos abrirán en septiembre con todos los alumnos en las aulas. No se establecerá un mínimo de alumnos en cada clase, pero los grupos tendrán que ser estables y evitar el contacto con otras clases en todo momento. Además, el Gobierno contratará como mínimo 5.000 profesionales nuevos, entre profesores, personal de apoyo y de administración y servicios.

El Gobierno quiere que todos los alumnos, como mínimo desde P3 y hasta 4t de ESO, vayan presencialmente a la escuela el curso que viene. Para hacerlo, los centros tendrán que diseñar grupos estables de convivencia. Ahora bien, los departamentos de Educación y Salud no establecerán un máximo de alumnos, sino que, como explica el consejero Josep Bargalló, cada centro lo tendrá que decidir en función de su organización.

Dentro de estos grupos estables, los alumnos podrán ir sin mascarilla, pero no se podrán mezclar con otros grupos. Así se podrán mantener las escuelas abiertas en caso de que haya algún caso de contagio.

El Gobierno también ha anunciado que como mínimo se contratarán 5.000 profesionales nuevos. Una cifra, pero, que hoy se empezará a negociar con los sindicatos. También las medidas de prevención que los centros tendrán que seguir a partir de septiembre.

Duras críticas de CCOO
De momento, quien ha puesto el grito al cielo ha sido CCOO. El sindicato ha considerado "una verdadera vergüenza" que Educación quiera "imponer" el diseño del curso 2020-21 sin consensuarlo con los docentes. A parecer del sindicato, "sin la voz" de los profesionales de la educación es "imposible" afrontar un curso que empieza después del descalabro que ha supuesto la pandemia del coronavirus. Además, opina que "negándose a negociar" el Departamento "renuncia a garantizar" un sistema educativo "de calidad". Según la formación, esta "imposición" es "autoritaria", "ilegal", "ineficaz" e "irresponsable".