Los sindicatos USTEC-STEs, Intersindical CSC, ASPEPC-SPS, UGT y CGT han pedido la dimisión del consejero de Educación, Josep Bargalló, puesto que consideran que "deriva todas las responsabilidades" de la reapertura de los centros educativos a partir de la fase 2 del desconfinamiento al personal escolar. Además, denuncian que el titular de Educación "ni escucha a los trabajadores y sus representantes ni a sus propios servicios de prevención".

En un comunicado conjunto, estos sindicatos defienden que "no pueden permitir que la prisa y algunas presiones derrochen todo el que hemos hecho hasta ahora" y tildan "de irresponsable" el retorno a las escuelas de parte del alumnado en las condiciones establecidas. En este sentido, subrayan que el plan presentado no concreta suficientemente como tendrá que desarrollarse el retorno a las escuelas y con qué recursos "dejando al arbitrio de las direcciones la última concreción atendiendo a la autonomía de centros".

Así mismo, los sindicatos firmantes del comunidado se cuestionan "¿como se garantizará la protección sanitaria de niños y profesionales sin contar con mascarillas FFP2, sin un acondicionamiento de los espacios mínimos, sin un aumento de profesorado cuando habrá que seguir atendiendo telemáticamente a una parte del alumnado y al mismo tiempo hacer atención presencial?".

Los sindicatos recuerdan que, a la vista de sobrecargas de trabajo, ya advirtieron a Bargalló de la necesidad de "garantizar nombramientos extraordinarios" y lamentan que su "incapacidad de negociación deje en vulnerabilidad no solamente los trabajadores y trabajadoras de los centros sino todo el alumnado, y la salud pública en general".

Por todo ello, piden una reconsideración de la decisión y apelan a las direcciones y al conjunto de la comunidad educativa para que no abran los centros si las condiciones de seguridad no están garantizadas.