La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha defendido la reapertura de las clases en junio por su "valor terapéutico y emocional para todos los alumnos que han visto muy alterado su curso escolar en 24 horas". En una entrevista a 'El Suplement' de Catalunya Ràdio justifica abrir las aulas porque la interacción entre los escolares y los profesores es "esencial" y porque "la educación presencial es insustituible".

La ministra ha alertado de la posibilidad que haya un rebrote en septiembre y ha detallado que están trabajando en un plan de contingencia para hacerle frente. Celaá ha detallado que no alargarán el curso durante el verano para "aportar la máxima normalidad al sistema" y dar un descanso a los alumnos y profesores.

La ministra de Educación ha explicado que el gobierno español y las comunidades autónomas trabajan intensamente por el retorno presencial de los alumnos a las aulas. Con todo, ha destacado que es el ministerio de Sanidad y no el de Educación el que tiene que decir si se dan o no las condiciones para volver a abrir o no los centros educativos.

Celaá ha detallado que habrá que "reutilizar otros espacios de los centros y extender a los alumnos" por la escuela haciendo uso de otros espacios como la biblioteca o la clase de informática". De hecho, la ministra ha defendido que habrá que priorizar "los alumnos de infantil y primaria" y ha explicado que están trabajando para mejorar la conexión digital de alumnos y profesores para que puedan seguir las clases desde cualquier punto el septiembre.