La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha trasladado a los responsables autonómicos de esta materia que el próximo curso será presencial para la mayoría de alumnos y, especialmente, para los más pequeños al haber constatado que el sistema online no ha funcionado. En un comunicado, este ministerio ha subrayado que las administraciones educativas "harán todo lo posible para asegurar la modalidad presencial", y que "la importancia (de la presencialidad) para el desarrollo de las tareas educativas y formativas ha quedado demostrada por la experiencia de este curso". En este sentido, la ministra Celaá trasladó este jueves a sus homólogos autonómicos que el cierre de los colegios y la educación online no ha sustituido los aprendizajes presenciales ni la socialización de los menores, y que ha generado brechas educativas graves.

En este sentido, el acuerdo de catorce puntos que han subscrito todas las comunidades autónomas excepto el País Vasco y Madrid, recoge que los centros educativos readaptarán la programación didáctica para recuperar los aprendizajes no logrados este curso así como que elaborarán planes de seguimiento y apoyo para los alumnos con más dificultades. Asimismo, las escuelas prepararán sesiones para recordar las recomendaciones sanitarias e higiénicas. Por otro lado, el ministerio afirma que "adoptará las medidas necesarias para asegurar" el transporte escolar y el servicio de comedor.

La ministra Celaá comunicó a los responsables educativos autonómicos que uno de los objetivos de cara al curso próximo tiene que ser el de reducir la brecha digital que ha evidenciado el confinamiento y que, en consecuencia, se dotará de equipamiento a los centros educativos y a los alumnos, y se promoverán formaciones de carácter digital y asesoramiento a las familias. Al mismo tiempo, se pondrán en marcha programas de cooperación territorial y las administraciones públicas fomentarán la colaboración entre los docentes para que puedan dar una respuesta coordinada ante las circunstancias imprevistas.

El curso empezará el próximo mes de septiembre y tendrá 175 días lectivos. Celaá remarcó la importancia de que los alumnos mantengan las medidas de higiene, aunque enfatizó que la distancia de un metro y medio entre los alumnos se elimina entre los menores de diez años, puesto que las últimas investigaciones científicas reducen la capacidad de transmisión del virus entre los niños de esta franja de edad: "Ahora tenemos la evidencia científica que no teníamos hace un mes de cuánto menor es el niño, menor es el riesgo de que transmita este virus", señaló la titular de Educación y Formación Profesional.

El consejero catalán de Educación, Josep Bargalló, a pesar de subscribir el acuerdo y admitir la coincidencia con muchos de los aspectos propuestos por Celaá, reclama que el documento tenga un carácter orientativo y no normativo o reglamentario. En este sentido, Bargalló ha querido recordar que las competencias educativas son "exclusivas" del gobierno de la Generalitat y que su apuesta también es que el curso sea presencial.