Los trabajadores de Nissan han anunciado que seguirán con la huelga que están llevando a cabo en la planta de Montcada i Reixac (Barcelona), y que ha provocado la paralización de la planta de la Zona Franca de Barcelona por falta de material, porque según denuncian la dirección de la empresa no les da garantias de continuidad de la producción de la marca automovilística en Cataluña.

Este miércoles, la dirección de Nissan y el comité de empresa no han conseguido modificar el posicionamiento de las dos partes en una reunión que ha contado con la mediación de la Generalitat. Está previsto que los sindicatos mantengan una reunión telemática con el Ministerio de Industria el próximo 25 de mayo, a la espera de que la empresa diga qué piensa hacer con la producción de Cataluña. Un anuncio que está previsto por el próximo 28 de mayo.

Los representantes sindicales de los trabajadores consideran que no es suficiente que la dirección diga que garantizará que en los próximos 12 meses no habrá recortes en el personal de las plantas de Nissan de Cataluña. Los sindicatos quieren que la dirección de la empresa automovilística dé garantías del futuro de las plantas catalanas, en especial después de que algunas informaciones apuntaban que Nissan ya ha decidido marcharse de Cataluña.

Desde el comité de empresa se ha informado que la reunión de este miércoles ha sido tensa, en concreto cuando la dirección de Nissan en Cataluña ha dicho que se activaba un nuevo ERTE argumentando fuerza mayor ante el riesgo de contagio de la Covid-19.

Los representantes sindicales también se han quejado que a la reunión no han ido ni la directora de Recursos Humanos, Gemma Fernández-Nespral, ni el responsable industrial de Nissan en España, Genis Alonso, lo cual ha sido calificado de falta de respecto a los trabajadores que llevan 17 días de huelga indefinida.