La UGT ha denunciado que en ciertos municipios de la Costa Brava se ha "normalizado" la explotación laboral en la hostelería. El sindicato asegura que muchas personas tienen que trabajar seis o siete días en la semana y sin derecho a descansar las horas que corresponden.

El secretario de política sindical del sector servicios en las comarcas de Girona de la UGT, Maxi Reca, ha revelado que muchas empresas obligan a hacer horas extras a los trabajadores que no quedan reflejadas tal como marca la ley y, por lo tanto, no se pagan.

Reca señala que uno de los principales perjudicados es el colectivo joven que empieza a trabajar y que tienen condiciones "indignas" propias de los becarios y con un sueldo ridículo. "Parece que para ser joven lo tengas que aceptar por defecto si quieres trabajar", ha lamentado.

A pesar de que desde la UGT aseguran que se trata de una práctica que se extiende en todo el litoral gerundense, Reca reconoce que Lloret de Mar es un "punto negro" desde hace muchos años. El secretario sindical explica que es un foco muy importante, en buena parte por la diferencia de habitantes que tiene entre la temporada alta y la baja.