Marcos Peña, el árbitro designado por el Gobierno español en el proceso de arbitraje obligatorio para poner fin al conflicto laboral en el Prat, se ha reunido este miércoles con el comité de huelga de Eulen y con representantes de la dirección de la compañía de seguridad, en la primera toma de contacto con las partes implicadas.

Peña, que dispone de 10 días para emitir el laude de obligado cumplimiento para Eulen y trabajadores, se ha reunido por separado para conocer las posiciones de las partes.

Después de las reuniones, el mediador tiene claro que al final "nadie quedará contento, pero el más importante es minimizar el conflicto". También ha dicho que "aquí nadie tiene la razón, lo que es importante es conciliar intereses y ver qué solución puede tener el conflicto".

Peña ha explicado que empezará a trabajar en la resolución del laude el próximo viernes y espera tenerlo a punto el martes para entregarlo el miércoles a todas las partes implicadas -un día antes de la fecha tope- y ha recordado que "no se puede recorrer" y es de obligado cumplimiento.

Por otro lado, los trabajadores, contrarios a laude, celebrarán a finales de esta semana una asamblea para decidir si convocan una nueva huelga para protestar contra algunas "sanciones y despidos" producidos por la dirección de la compañía.