Finalmente no habrá Mobile World Congress de aquí a dos semanas. Después de la oleada de bajas de empresas tecnológicas que se han ido produciendo en los últimos días por la crisis del coronavirus, GSMA, los organizadores del congreso, han decidido cancelar el acontecimiento.

Este mismo miércoles, el consorcio se había reunido de urgencia y, en un primer momento, habían hecho pública su decisión de no suspender el Mobile World Congress pero, finalmente, GSMA ha decidido suspender el congreso que se tenía que celebrar del 24 al 27 de febrero.

Las cancelaciones de la alemana Deutsche Telekom y de la francesa Orange, anunciadas esta mañana, han sido la gota que ha hecho derramar el vaso, puesto que son dos gigantes con un peso especial entre las 26 compañías que forman parte del consejo de administración de la GSMA, la patronal del sector y organizadora de la feria. NTT Docomo, que también se encuentra en este grupo de dirección, ya anunció la cancelación el fin de semana.

En el encuentro liderado por el consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, han participado los representantes de las diferentes compañías a través de videoconferencia. La decisión final la han decantado las cuatro grandes operadoras europeas: Vodafone, BT, Orange y Telefónica.

La postura de estas dos últimas empresas ha sido especialmente relevante. Orange porque su consejero delegado es el actual presidente de turno de la GSMA y Telefónica porque juega el papel de anfitriona al salón.

El Ayuntamiento de Barcelona ha convocado para mañana una rueda de prensa en que explicará los motivos que han llevado a la suspensión.